Una vez, en la era mitológica, existió un decimotercer templo en el Santuario: el Templo del Hombre con la Serpiente. Éste se ubicaba entre el Templo del Centauro y el Templo del Escorpión Celestial. El guardián de ese templo era nada más ni nada menos que el Saint de Ophiuchus, el decimotercer Gold Saint legendario.

 

 Cuenta la leyenda que este Saint era el más sobresaliente en coraje, benevolencia y sabiduría de entre los 13 Gold Saints. Incluso realizaba actos nobles tales como salvar a los enfermos y sanar a los heridos, y gracias a eso, muy pronto fue conocido como un dios entre las personas. Sin embargo, con el tiempo se volvió arrogante y quiso convertirse en un dios entre los humanos, lo cual causó la furia de los dioses y su existencia fue borrada.

 

 

En el Santuario fue perseguido, su signo fue tildado de maldito y su templo fue destruido y sepultado para siempre. Con el tiempo, la existencia de este Saint llegó a ser conocida tan sólo como una leyenda.

 

Tanto su Cloth como su templo muestran la majestuosidad de este signo, ya que ambos poseen detalles y adornos que ningún otro Gold Cloth y templo poseen. El templo, tildado de maldito y legendario, posee dos serpientes erguidas y enfrentadas en su fachada; su Cloth, posee alas, una serpiente que cuelga de su espalda y un báculo que hace clara referencia al bastón de Asclepio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el pasado, Suikyô envía un mensaje con los pétalos de los árboles Sala a Virgo Shijima, advirtiéndole sobre la resurrección del Saint legendario. El Virgo Saint, entonces, le advierte a Pisces Cardinale, quien intentaba asesinarlo junto a Athena, que el Santuario será destruido si esa leyenda se llegase a hacer realidad.

 

En el presente, Ophiuchus Shaina parece ser controlada por algo/alguien e intenta asesinar a Seiya, pero Marin la interrumpe en el momento justo. Momentos después se dirige a los 12 Tempos y desentierra las ruinas del Templo Maldito del Hombre con la Serpiente, lo cual confirma que la leyenda era cierta. Siguiendo en trance, la Silver Saint asegura que el fin del mundo se aproxima e intenta asesinar a Marin. Ambas batallan hasta que la Eagle Saint logra quitarle la máscara con su ataque. Shaina recobra la cordura, pero queda inconsciente. 

 

Hasta el momento no se aclara como aquel Gold Cloth legendario pasó a ser un simple Silver Cloth. Kurumada deberá aclararnos esto en los próximos capítulos.

 

Curiosidades

 

Posee un largo báculo, adornado con una serpiente enrollada y alas en la punta, evidentemente basado en el bastón de Asclepio. La vara es el símbolo de la profesión médica, y la serpiente, que muda periódicamente de piel, simboliza, por lo tanto, el rejuvenecimiento.

 

La serpiente se consideraba en muchas culturas capaz de resucitar a los muertos y Asclepio en su afán de sanación iba resucitando a la gente difunta que veía (por ejemplo a Hipólito, hijo de Teseo, Esculapio/Asclepio lo revivió con una hierba milagrosa que le llevó la serpiente). Hades, Rey del Inframundo, molesto por la reducción de los enviados a su reino fue a quejarse del uso que Asclepio hacía de la serpiente, así pues como medida salomónica, Zeus optó por anular la capacidad de la resurrección y dotándola solamente de la sanación. De ahí su estrecha relación con el mundo médico.

 

Este bastón inspiró a Kurumada para crear el símbolo zodiacal de Ophiuchus. Por su forma, parece hacer un guiño al número 13, así como también un guiño a los símbolos de Sagittarius y Scorpius fusionados (signos que se ubican inmediatamente antes y después de Ophiuchus).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Constelación

 

En esta constelación se localizan varias de las estrellas más cercanas a nuestro Sistema Solar. Así, la Estrella de Barnard es, después de las tres componentes de Alfa Centauri, la estrella más próxima al Sol, estando situada a poco menos de 6 años luz. También en Ofiuco se encuentran los sistemas 70 Ophiuchi y 36 Ophiuchi, constituidos por enanas naranjas -estrellas semejantes al Sol aunque más frías y tenues-, ambos a menos de 20 años luz de distancia.

 

En 1604 apareció en esta constelación la supernova de Kepler, la última supernova observada en nuestra propia galaxia a una distancia no superior a 6 kiloparsecs. Fue visible a simple vista y en el momento de máxima luminosidad superó en brillo a cualquier otra estrella del cielo nocturno.

 

Diversos cúmulos globulares como M10, M12 y M62 pueden ser observados con binoculares.

¡Ve nuestro último video!

Síguenos en nuestras redes


Afiliados



¡Compártenos!