Luego de publicar el segundo capítulo de Raimei no Zaji en la Weekly Shônen Jump #13 publicada en febrero de 1984, el Maestro anunciaba lo siguiente: "Este trabajo actual será el último en este estudio. Finalmente me mudaré a una nuevo lugar dentro de poco, para comenzar con los preparativos de una nueva serie."

Aún puedo volar...

 

Masami Kurumada, mangaka.

 

"Aproximadamente un año después de comenzar a dibujar Fûma no Kojirô, mi padre murió. Yo, mientras mi padre estaba hospitalizado, escribía en un hotel cercano al hospital, mientras cuidaba de él. Rezaba todo el día para que la cirugía saliera bien, e incluso rechacé los cigarrillos de los cuales fumaba cientos... Pero no fui recompensado para nada. Se volvió molesto tener que hacer todo eso. "¡Incluso si no puedes presenciar el momento en que tu padre muere, si eres profesional, completarás tu trabajo!". ¡He escuchado eso, pero no es una broma! Por ejemplo, si la popularidad decae fuertemente, todos los fans se alejaran de mí, sin embargo siempre es posible recuperarlos dibujando obras maravillosas; pero mi padre murió, y nunca más va a regresar. Este Fûma no Kojirô, para ser honesto, está lleno de sentimientos de arrepentimiento. Esta obra hubiera tenido un gran potencial de no haber estado influenciada por mis sentimientos privados. Sin embargo, creo que algún día voy a tener que pagar esta deuda. No puedo decir que el dolor en mi corazón ha desaparecido completamente, así que en esta estación debo volar. Yo tengo una deuda con todos ustedes, lectores..."

 

 

Marzo de 1984.

 

Otoko Zaka debutaba en las páginas de la Shônen Jump #32 de 1984, perteneciente al mes de julio, y Kurumada decía: "¡¡El título y el nombre del protagonista son conceptos auténticos en los últimos 10 años!! ¡¡Daré lo mejor de mí para que este trabajo se convierta en una obra maestra!!"

En la Weekly Shônen Jump #34 de 1984, perteneciente al mes de agosto, Kurumada comentaba: "¡¡Hacer paginas a color 3 semanas consecutivas, de manera repentina, para la nueva serie fue duro!! ¡Pero ahora estoy lleno de felicidad por haberlo terminado!"

En la Weekly Shônen Jump #38 de 1984, perteneciente al mes de septiembre, Kurumada contaba lo siguiente: "El manuscrito va lento y odio tener que avanzar durante la noche, ¡¡pero no tengo otra opción!!"

En la Weekly Shônen Jump #39 de 1984, perteneciente al mes de septiembre, el maestro recién comenzaba con Otoko Zaka y decía: "¡¡El templo que se ubica cerca de las montañas está basado en el 'Templo Ôrin'!!"

En la Weekly Shônen Jump #40 de 1984, perteneciente al mes de septiembre, Kurumada nos contaba lo siguiente: "Cerca de aquí hay una templo de perros y gatos. Me quedé sorprendido al ver que allí había como 100 mil 'stupa' (lápidas de madera de los templos budistas)."

En la Weekly Shônen Jump #47 de 1984, perteneciente al mes de noviembre, Otoko Zaka comenzaba a estar bajo la lupa de la editorial, y Kurumada decía: "¡He puesto todo mi espíritu en estas páginas después de mucho tiempo! Otoko Zaka, a partir de aquí, entra en sus momentos cruciales. ¡¡Les pido que me hagan llegar su ardiente apoyo!!"

En la Weekly Shônen Jump #51 de 1984, perteneciente al mes de diciembre, el maestro decía lo siguiente: "¡Con el maestro Nakajima estamos planeando un torneo de bowling para fin de año! ¡¡Haré 200 puntos!!"

En la Weekly Shônen Jump #52 de 1984, perteneciente al mes de diciembre, Kurumada estaba a pleno con la publicación de Otoko Zaka y decía: "¡Estoy recolectando minuciosamente información sobre el distrito Aizu para esta nueva etapa de la historia! ¡¡Espérenlo con ansias!!"

Ve nuestros últimos videos!

Síguenos en nuestras redes


Afiliados



¡Compártenos!